Dermatitis de contacto

Dermatitis de contacto

HIGIENE Y CUIDADO NOTICIAS 20 Abril 2018

La dermatitis de contacto es una patología muy común en nuestra sociedad. Sin embargo, el diagnóstico por parte del especialista puede convertirse en un hecho casi detectivesco ya que debe dar con la sustancia o el metal que causa esa irritación o inflamación.

La dermatitis de contacto se puede manifestar con una inflamación de la zona, con granitos, escozor más o menos intenso y en ocasiones incluso puede producir grietas en la piel.

¿Qué tipo de personas son las más expuestas a padecer una dermatitis de contacto?

Los niños con piel atópica son los que más papeletas tienen de padecer a la larga una dermatitis de contacto. Su piel ya está alterada por la atopía por lo que es perfecta como vía para que los alérgenos se extiendan o penetren con mayor facilidad.

Otros grupos de riesgo son trabajadores de peluquería, construcción, sanitarios o amas de casa, por trabajar día a día o muy a menudo con determinadas sustancias.

¿Cuáles son las zonas más comunes para que se manifieste la dermatitis de contacto?

Las zonas más comunes son: las manos, los pies, las orejas, el cuello, las muñecas y los párpados, pero puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo. Si las lesiones se repiten en estas zonas es más que evidente que existe una dermatitis de contacto o lo que es lo mismo una reacción alérgica de nuestra piel al contacto con alguna sustancia química o con algún metal. Lo más aconsejable es ponerse en manos de un especialista para que determine qué está causando esta reacción en la piel.

¿Qué métodos se utilizan para dar con el alérgeno causante de la dermatitis?

El especialista realizará una historia clínica para conocer los hábitos del paciente y a posteriori realizará las pruebas epicutáneas o pruebas de parche. Éstas son las más efectivas para dar de forma rápida con la sustancia o metal que está provocando esta reacción en la piel. Las pruebas epicutáneas consisten en poner parches adheridos a la espalda que se agrupan en baterías y se mantienen sin tocar durante 48 horas. Trascurrido este tiempo, el paciente deberá acudir a la consulta del doctor para que las retire y proceda a la lectura de las mismas En ocasiones el seguimiento se alarga un par de días por posibles reacciones tardías.

¿Qué sustancias se estudian con más frecuencia?

La lista es infinita pero algunos de los más frecuentes son: níquel, cobalto, cromo, mercurio, cosméticos, gomas y látex, hiedra, medicamentos, telas, detergentes, disolventes, adhesivos y sustancias químicas.... También se pueden hacer específicas de elementos concretos del entorno cotidiano del paciente. A veces no es fácil dar con él a la primera, pues como ya hemos indicado con anterioridad la lista de posibles alérgenos es interminable. Una vez determinado el elemento o la sustancia, el especialista indicará al paciente cómo debe evitar el contacto.

Comparte
VOLVER

comentarios de la noticia

Esta noticia no dispone de comentarios. ¡Se el primero en comentar!

 

Déjanos tu comentario sobre este artículo

Todos los derechos reservados © Copyright 2020 Farmética